¿Dónde vamos a poner el énfasis?

La primera reacción pública de Fernando Belaunzarán (diputado del PRD) luego de enterarse del secuestro de los jóvenes aspirantes a maestros fue de júbilo pues sintió que cambiaba la alineación electoral; emplazó a López Obrador a apoyarlos en coalición y señaló que de no hacerlo estaría jugando a favor del PRI. Una ilustración apenas de lo que significa mirar las cosas con ojos electorales solamente: se percibe la ‘oportunidad’ y la coyuntura antes que el dolor de las familias que sólo han vivido zozobra desde el secuestro de sus hijos.

Desde aquél día han habido cientos de manifestaciones en todo el mundo por el secuestro y probable asesinato de esos jóvenes; porque sus rostros y ausencia le dan rostro a todos aquellos que han sido sepultados a destajo en medio de la noche, en lo alto de la sierra o el desierto.

Yo, Amanda Mijangos, quiero saber dónde está Jorge Luis González Parra
Yo, Amanda Mijangos, quiero saber dónde está Jorge Luis González Parra (http://ilustradoresconayotzinapa.tumblr.com/)

¿Dónde vamos a poner el énfasis? ¿Hacia dónde apunta nuestra rabia? ¿De verdad nuestro papel como sociedad se reduce a reaccionar al son y tema de quienes lucran con la muerte?

Veladoras en vaso de mezcal

Para el devoto práctico, para quien ora ahorrando, para el devoto del maguey: tenga San Pascual su veladora, nomás se acabe la parafina llenamos el vasito y se lo empina.

vaso-mezcalero-veladora-foto-javier-armas

Miguel Layún, las Chivas y la villamelonía

Miguel Layún anotó 4 goles en un partido. No hace mucho la villamelonía aficionada en su equipo lo hacía llorar cada semana y casi lo convencen de ser un tronco apestado de mala suerte. Felizmente para el América y para Layún la villamelonía no impuso su opinión. Miguel y su equipo están escribiendo historias que sus aficionados recordarán con nostalgia en años siguientes. Con el Guadalajara pasa lo contrario. Su afición implacable dejó de apoyar a su equipo, y ahora lo mira hundirse. La afición de las Chivas en Guadalajara es cómplice del villamelón que compró el equipo: juntos han reventado a muchos futbolistas jóvenes y entrenadores, juntos miran orondos el abismo, la grada vacía y los ojos huecos del de al lado.

Miguel Layún