Sonata de la muerte

a Julio César Oliva y su Sonata de la Muerte

La guitarra llega antes al esternón que a los oídos… o es el escalofrío del pecho que quiere participar cantando. Se compadece de la angustia de la guitarra y quiere abrazar su vibración. Empatía de voces, llanto de la conmoción sonante.

Publicada originalmente el 11 de mayo de 2010

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *