PRI

¿Dónde vamos a poner el énfasis?

La pri­me­ra reac­ción públi­ca de Fer­nan­do Belaun­za­rán (dipu­tado del PRD) lue­go de ente­rar­se del secues­tro de los jóve­nes aspi­ran­tes a maes­tros fue de júbi­lo pues sin­tió que cam­bia­ba la ali­nea­ción elec­to­ral; empla­zó a López Obra­dor a apo­yar­los en coa­li­ción y seña­ló que de no hacer­lo esta­ría jugan­do a favor del PRI. Una ilus­tra­ción ape­nas de lo que sig­ni­fi­ca mirar las cosas con ojos elec­to­ra­les sola­men­te: se per­ci­be la ‘opor­tu­ni­dad’ y la coyun­tu­ra antes que el dolor de las fami­lias que sólo han vivi­do zozo­bra des­de el secues­tro de sus hijos.

Des­de aquél día han habi­do cien­tos de mani­fes­ta­cio­nes en todo el mun­do por el secues­tro y pro­ba­ble ase­si­na­to de esos jóve­nes; por­que sus ros­tros y ausen­cia le dan ros­tro a todos aque­llos que han sido sepul­ta­dos a des­ta­jo en medio de la noche, en lo alto de la sie­rra o el desier­to.

Yo, Amanda Mijangos, quiero saber dónde está Jorge Luis González Parra
Yo, Aman­da Mijan­gos, quie­ro saber dón­de está Jor­ge Luis Gon­zá­lez Parra (http://ilustradoresconayotzinapa.tumblr.com/)

¿Dón­de vamos a poner el énfa­sis? ¿Hacia dón­de apun­ta nues­tra rabia? ¿De ver­dad nues­tro papel como socie­dad se redu­ce a reac­cio­nar al son y tema de quie­nes lucran con la muer­te?

Alzar la voz ahora que no llueven balas. Contra el PRI

La cas­ca­da de even­tos es tan copio­sa que en oca­sio­nes nos per­de­mos entre lo que es noti­cia, lo que es urgen­te y lo que la gen­te está comen­tan­do. Ha que­da­do cla­ro que el PRI y Peña Nie­to no son como lo dice su retó­ri­ca o como la ima­gen que apa­re­ce en tele­vi­sión. Al prin­ci­pio de la cam­pa­ña elec­to­ral pen­sé que no pasa­ría nada gra­ve si uno u otro can­di­da­to lle­ga­ba. Asu­mí una trin­che­ra pro­pia: pro­mo­ver la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, la crí­ti­ca infor­ma­da y la orga­ni­za­ción acti­va. Nadie, nin­guno, ima­gi­na­ba la apa­ri­ción de #YoSoy132. Con fres­cu­ra, luci­dez y agi­li­dad denun­cia­ban aque­llo que pare­cía inmi­nen­te e ina­mo­vi­ble. A par­tir de ahí el PRI se embar­có en una cade­na de erro­res tác­ti­cos y polí­ti­cos. Muchos fac­to­res, voces, fil­tra­cio­nes y noti­cias fue­ron ori­llan­do más al gran apa­ra­to sin cabe­za. Por más que cuen­tan con recur­sos no han podi­do con­tra­rres­tar lo que miles de per­so­nas con­cien­tes y con sed de un mejor pre­sen­te pue­den hacer con crea­ti­vi­dad, inte­li­gen­cia y valor. De ahí que hoy el PRI esté aco­rra­la­do. Hay que apro­ve­char que aquí en DF no hay bala­zos ni pre­sen­cia masi­va del PRI. Es nues­tro deber hacer uso de todos los medios para dar cuer­po a nues­tra voz, por aque­llos que no pue­den ejer­cer su dere­cho a expre­sar­se libre­men­te.

El video que sigue no es en lo más recón­di­to de la sie­rra o aca­so Tamau­li­pas. Es Gua­da­la­ja­ra. Bas­te como ilus­tra­ción de lo que el caci­caz­go pira­midal del PRI sig­ni­fi­ca en la prác­ti­ca.